viernes, 6 de julio de 2018

Los Menus de la ecocesta (11)



Ya que llega el veranito me tomo unas vacaciones, así que este será mi último post para La Reguerta Ecologica hasta que volvamos a la rutina en septiempre

En esta ocasión hablaré sobre la patata. Ya que las tenemos en casa en abundancia (por lo menos yo) fruto de las ultimas cestas y que en una de la recogidas alguien me preguntó. Pero… ¿la patata nos es mala?.

Mi respuesta fue que no, en un plato saludable nos aporta la parte de hidratos necesaria además de vitaminas, minerales y fibra. Sí que es verdad, que hay que saber cómo cocinarla y cómo conservarlas para consumirlas en su estado óptimo.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de consumir patatas?

             1.- No cocinarla a altas temperaturas
             2.- No consumirlas si están verdes o presentan brotes.

1.- No cocinar la a altas temperaturas

La patata contiene almidones y azúcares y también un aminoácido llamado asparagina. Cada uno de estos elementos por separado tiene su función y nos aportan beneficios, pero cuando la patatas se calienta a altas temperaturas (por encima de 120ºC) la asparagina reacciona con determinados azúcares y puede formar acrilamida. Según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer) la acrilamida es un “probable carcinógeno humano”.
Así que es preferible consumir la patata hervida en agua o al vapor y olvidarnos de las patatas fritas.


2.- No consumirlas si están verdes o presentan brotes.

En su optimo estado, el tubérculo no contiene solanina, normalmente éste compuesto se concentra en la planta de la patata para protegerla de los parásitos. Pero cuando el tubérculo está expuesto a la luz, su piel verdea lo que nos debe alertar de la presencia de solanina
La solanina es un alcaloide que consumido en grandes cantidades es toxico para el organismo.
La mejor forma de retardar el verdeamiento y la aparición de brotes en las patatas es guardandolas en un lugar fresco, oscuro y seco.
Si aún así han aparecido, es necesario pelar bien la patata y quitar los brotes antes de cocinarla o desecharla.


Pensareis… Vaya faena, no poder comer patatas fritas!!!! Pues hay vida más alla de las patatas fritas

Podemos cocerlas, si están en buen estado, mejor si las cocemos con la piel porque aprovechamos al máximo sus nutrientes.  Y aquí se abren infinitas posibilidades de aliños saludables para disfrutar de nuestras patatas. Con salsa de yogurt, con mojo picón… y, un aliño que a mí me gusta mucho por su sabor y sus componentes tan beneficiosos es la salsa chermoulla de origen marroquí.


También podemos preparar ñoquis de patata, son muy laboriosos, eso sí os digo, pero pueden ser una opción diferente.

Os dejos dos propuestas de menús para consumir nuestras patatas

Menu 1

Gazpacho andaluz
Sardinas al horno con patatas al vapor y salsa chermoula

Salsa chermoula

Ingredientes 4 Personas
Una cucharada de pimienta de cayena
Una cucharada de páprika
Una cucharada de comino
Una cucharada de jengibre picado
Cuatro dientes de ajo picados
Tres cucharadas de cilantro picado
Tres cucharadas de perejil picado
Una cucharadita de hebras de azafran
100 ml de aceite de oliva
El zumo de medio limón
Sal
Preparación
Coloca todos los ingredientes aentro de un recipiente, que puede ser un bote o frasco de vidrio, un bowl, o lo que tengas a mano que pueda contener todos los elementos.
Mezcla bien la preparación y, a partir de allí, tiene dos opciones. Una es la de conservar y usar tal cual está. La otra es la de procesar y usar la chermoula en forma de pasta


Menu 2

Ensalada mixta
Ñoquis de patata con salsa de yogur y espinacas.



Ingredientes 4 personas
1 yogur
Espinacas
Eneldo fresco
Yogur (Raib marroquí)
Menta fresca
Cilantro fresco
Limón
Aceite de oliva
Sal, pimienta y comino (opcional)
Elaboración
Empezaremos haciendo una vinagreta con el zumo de limón, el aceite, la sal y la pimienta y unas hojas de menta fresca y cilantro (solo unas hojas para aromatizar).
Lavamos bien las espinacas y las picamos a cuchillo, dejamos escurrir bien el agua. Hacemos lo mismo con el eneldo, debemos ser generosos, prácticamente  la mitad del volumen de espinacas. Mezclamos ambas y añadimos la vinagreta. Mezclamos bien y dejamos macerar unos minutos, escurrimos bien y mezclamos con el yogur. Listo.



Esto es todo de momento ya sabeis
A cocinar, Buen provecho y Feliz verano!!!!